17.1 C
Murcia
sábado, marzo 2, 2024

Fentanilo, la droga que nos convierte en muertos vivientes

“He visto a un hombre con una pierna cortada, tendido en el suelo, con el pantalón vaquero ensangrentado, atiborrado de Fentanilo, mientras las personas que pasaban a su lado lo ignoraban”. Estas terribles palabras me las comentaba mi hijo, mientras hacía parada en aquella ciudad para coger un avión y aterrizar en Madrid.

Sobre la mesa de trabajo un artículo del diario EL MUNDO sobre el Fentanilo y las experiencias de dos médicos que tienen una clínica en Sevilla que intentan desintoxicar de dicho opioide a paciente que llegan hasta su puerta. El costo mensual de dicha “cura” es de aproximadamente 3.500 euros al mes, aunque según palabras de estos galenos, si se hace de manera ambulatoria es mucho más barato. El tiempo mínimo de internamiento suele ser de cuatro meses. Hagan ustedes números. En mi caso me pasé un año montando un gabinete de prensa en una clínica sobre adicciones y les puedo garantizar que, al menos en aquella, era todo un negocio. Los adictos no se curan. Dejar de tomar no es curarse.

Hoy, en el correo veo un curioso artículo relacionado con un viaje que ha realizado un afamado psiquiatra español, bendecido por los medios de comunicación nacionales, donde narra la experiencia que para él ha supuesto ir hasta Filadelfia y encontrarse con, según dicho artículo, una epidemia con Fentanilo. Una sustancia 50 veces más potente que la heroína. Lo leo con atención detectando algunos grandes y grabes errores. ¿Porque se habla del Fentanilo como si se tratase de una droga y de los adictos, siempre, como si fuera culpa suya el haberse convertido en piltrafas humanas, en zombis? Y por supuesto, sin especificar, en ningún momento, que la creación de dicho producto y sus derivados se hizo en un laboratorio farmacéutico, y que fue, sobre todo la clase médica la que lo extendió por el mundo.

La cuestión es que para los médicos el fentanilo farmacéutico, al parecer era la respuesta a muchos males provocados por el dolor crónico en pacientes. Incluso antes que el Fentanilo, otros opioides se recetaban como si fueran chuches, lo que fue creando una tolerancia corporal que requería dosis cada vez más altas de dicho producto, hasta llegar al Fentanilo, y con posterioridad acabar en el Carfentanilo, para, definitivamente dejarse seducir por la muerte.

En Estados Unidos y en otras partes del mundo, las recetas de fentanilo farmacéutico (no olvidemos, recetadas por un médico, los psiquiatras lo son y saben mejor que yo, sobre lo que cuento), también son un problema grave, pues como dije antes, cada vez más los pacientes necesitan mayor cantidad y con mayor frecuencia para obtener los resultados aceptables.

En forma de medicamento es recetado, entre otros compuestos, en Actiq: dicho medicamento se indica en el tratamiento de personas con dolor irruptivo en pacientes adultos y en niños con cáncer. Duragesic: este medicamento se receta para el control del dolor crónico intenso. Sublimaze 4,5: se receta para el tratamiento del dolor a corto plazo y como compuesto anestésico (muchos organismos militares lo sintetizan en aerosol para introducirlo en según qué lugares con el fin de controlar o dormir a terroristas, etc. El fentanilo es utilizado como control de la anestesia y para corregir dolores regionales o medulares.

Si alguien tiene dudas le aconsejo que vaya a un buscador de internet y teclee contraindicaciones de …y donde están los puntos suspensivos ponga el nombre del medicamento. Aterrador lo que nos recetan los galenos (médicos).

¿Cuándo alguien al que le recetan Fentanilo para el control del dolor se convierte en adicto?

En sociedades como la americana y otras muchas donde no existe un sistema de social adecuado, cuando dejan de recetarte dicho producto, o no lo pueden pagar por su elevado coste, tienes que acudir a las mafias y a los traficantes. POR LO TANTO, LA DROGA ZOMBI (FENTANILO) ES LA CONSECUENCIA DE UNA MALA GESTIÓN DEL SISTEMA SANITARIO ¿Dónde están las clínicas del control del dolor donde estos pacientes pudieran acudir sin costo para ser tratados, no como drogatas, sino como personas?

Cuando se produjo la crisis de los opioides que se generó en los EE. UU. por la avaricia de grandes empresas farmacéuticas al querer demostrar que determinadas pastillas se podían tomar como si fueran caramelos, moda que se extendió a otros países con graves consecuencias, generaron miles de adictos a otras sustancias que pudieran quitarles el dolor. Quizá un vistazo a la serie médica HOUSE o a la magistral serie EL PODER DEL DINERO, en Amazon Prime, podrían ilustrarles sobre esta cuestión.

Hoy no existe serie médica que se precie de honesta donde no se saque el tema de los opioides, incidiendo en la enorme culpa de la clase médica y los grandes laboratorios en la tragedia que se sufre a nivel mundial. Existen sentencias que han obligado a estas farmacéuticas a pagar ingentes cantidades de dinero, se ha sobornado a médicos en todo el mundo para que las receten sin parar, pero da igual, la clase médica, psiquiátrica, siempre sale absuelta, incluyendo algunos medios de comunicación que, con campañas de publicidad ingentes adoctrinan a las masas, haciendo recaer en ellas el peso de la culpa. Las víctimas, los zombis, siempre son los culpables.

Sin embargo, en 1956, un afamado Paul Janseen,  cimentó Janseen Pharmaceutica (recuerden la vacuna que al final la UE decidió no avalar para que fuera inyectada contra el COVID-19 por sus efectos secundarios) fue el creado del Fentanilo, y de otros componentes utilizados en medicina contra el dolor y en psiquiatría para sus tratamientos. Dicha empresa, a pesar de haber perdido juicios millonarios a lo largo de su historia, sus logros son aclamados hasta por la OMS y sus ingresos legendarios. Una vez más un equipo de expertos y un laboratorio en una gran industria farmacéutica, son los padres de un potente medicamento que genera adictos a través de sus redes de distribución.

Lo he leído en todas las referencias de prensa publicadas a nivel internacional estos días, al parecer la culpa de todo lo que ocurre es de los carteles de la droga y de los propios adictos. FALSO. En psicología a eso se le llama proyección, y son precisamente los médicos y la industria que los respalda quienes proyectan su verdadera culpa en todos aquellos que lo único que hacen es, unos destruirse (los adictos) y otros hacer negocio sucio (los cárteles).

Me quedo con las palabras con las que comencé: “He visto a un hombre con una pierna cortada, tendido en el suelo, con el pantalón vaquero ensangrentado, atiborrado de Fentanilo, mientras las personas que pasaban a su lado lo ignoraban”.

Bibliografía:
– Artículos anteriores personales.
– El doctor Gaona comprueba las secuelas del fentanilo: «Hay que tener cuidado sobre todo en nuestro país» (telecinco.es)
– ¿Qué es el fentanilo, quién lo inventó y cómo pasó de ser una droga legal a una amenaza a la salud? (reporteindigo.com)
Nota al lector: buscar en internet ¿Quién creó el Fentanilo? Leer las referencias.
– Fentanilo, la droga más ‘killer’ – MICOF – Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia

Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión López: Jumilla, Murcia, 1962. Escritor, guionista y realizador. Ha trabajado como periodista de investigación desde 1985 en prensa, radio y televisión. Ha publicado dos libros sobre la banda terrorista ETA. Colabora con medios de prensa libre y es conferenciante sobre temas diversos.

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos