7 C
Murcia
domingo, diciembre 3, 2023

HAMAS, Terrorismo Totalitario y Derechos Humanos

Que HAMAS es una organización terrorista creo que nadie lo duda. Sin embargo Occidente ha perdido la perspectiva de un conflicto que no empezaron precisamente los judíos. Los hechos están claros. Un pueblo se ve atacado por otro y tiene derecho a la defensa, y a la mejor defensa posible, frente a una organización terrorista que, no debemos olvidar, comenzó asesinando civiles, entre ellos, mujeres y niños.

HAMAS es una estructura militar terrorista que no desea el bienestar del pueblo palestino, sino la eliminación del pueblo judío, hasta el último judío, tenga este la edad que tenga. Esa es la máxima de una organización totalitaria cuyos únicos intereses son sembrar el horror y servir a los intereses de Irán y otros países almamente ideologizados y con los cuales no es posible entenderse. 

HAMAS, como organización totalitaria es quien mantiene oprimido a los palestinos de la Franja de Gaza, no Israel. De hecho, dicha organización religiosa es la que bombardeo una de las posibles salidas por la frontera de Egipto, para entorpecer la marcha de los hombres, mujeres y niños que deseaban huir del horror. Como organización sectaria y totalitaria utiliza como escudos humanos a miles de personas a las cuales les ha pedido que no salieran de la Franja y ha dificultado con sus permanentes acciones la salida de los mismos.

HAMAS, mostrando, en su locura las imágenes de los niños secuestrados, en brazos de terroristas embozados, sigue provocando a los judíos. Hemos llegado, en este absurdo de violencia y voracidad comunicativa, al esperpéntico espectáculo de ver como las imágenes de acuchillamiento, degollamiento, o tiro en la nuca son difundidas con orgullo por parte de quienes las cometen, como forma de comunicación. El mayor logro de HAMAS con su ataque a Israel ha sido incendiar de nuevo Oriente Medio, sin importarle un ápice su propio pueblo. ¿Qué culpa tenían los cientos de jóvenes, adolescentes asesinados sin piedad en la rave por la paz en el desierto? Los cientos de asesinados por HAMAS en los Kibutz, donde los terroristas entraron casa por casa y mataron a hombres, mujeres o niños, incluidos bebés hace una semana, parecen no contar para nadie en Occidente.

Esta misma mañana escuchaba en un programa de Antena 3 (España) Espejo Público, a una española afincada en Cisjordania, casada con un palestino, Juani Rishmawi hablar del dolor que le producen las imágenes de los niños que han muerto bajo los bombardeos selectivos de las fuerzas israelíes y se hacía eco del dolor de todos ellos, por el amor que sienten los palestinos por sus niños. Sin embargo no la he oído comentar nada de los niños que mantienen los terroristas secuestrados, utilizándolos como escudos humanos o de los que asesinaron y siguen haciendo siempre que pueden. Esa falsa moral, ese odio a los otros, esa satanización del otro dentro del Islán es una constante que nubla la racionalización de un conflicto enquistado en una forma maniquea de entender la religión.

HAMAS sin duda es una secta destructiva que tiene secuestrada la Franja de Gaza. Podremos establecer llamamientos a la paz, podremos sentar a los judíos, egipcios, libaneses, árabes, y hablar de paz, de pactos, pero no podremos sentar a afganos, iraníes u otros grupos radicales, sencillamente porque su forma de entender la vida es machista, misógino y sobre todo sin conciencia. Podemos hablar de derechos humanos en la Franja de Gaza, y vemos como a pesar de su estrategia, Estados Unidos y Egipto están tratando por todos los medios de tender puentes con Israel. La entrada del ejército se ha demorado porque los judíos, no desean ser atroces, pero como pueblo, históricamente han aprendido que si no se defienden los asesinan. ¿Cuáles son los gestos que ha hecho HAMAS para intentar parar el éxodo de sus compatriotas? Enseñar cadáveres, mostrar imágenes y jactarse de ser tan crueles como el DAEHS o el ISIS. La realidad de la guerra que estamos viendo nos la describió claramente con sus palabras, el corresponsal de guerra de Radio Nacional de España, Fran Sevilla, cuando en una de sus crónicas explicó: “Los vídeos de los secuestros y asesinatos de israelíes los está divulgando HAMAS; los de los bombardeos de Gaza, el Ejercito de Israel; y las imágenes de los muertos en Gaza, periodistas palestinos autorizados por HAMAS”.

Son los terroristas con el uso de la información los que controlan el flujo de lo que el espectador medio ve en sus pantallas. Una información interesada y sesgada que Occidente muestra sin pudor, sin saber que se vuelve cómplice, sin querer, de unos terroristas que lo único que quieren es publicidad. Nunca había pasado antes que los propios asesinos desearan mostrar las imágenes de sus hazañas. Y esa retransmisión de imágenes inducidas por el terrorismo acrecientan el odio para que ese llamamiento a lobos solitarios en todo el mundo, comiencen a cometer acciones atroces, como el asesinato de un profesor en Francia.

Hasta que no entendamos los conflictos a los que nos conducen los grupos radicales musulmanes, hasta que no entendamos que no representan al Islán y hasta que no entendamos que grupos como HAMAS solo sirven a sus propios intereses, seguirá habiendo atrocidades. Y para finalizar esta aproximación al terrorismo voraz una pregunta ¿por qué HAMAS no ha devuelto a los secuestrados y evitado así el éxodo de los habitantes de la Franja, quizá porque eso no sirva a sus intereses?

Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión López: Jumilla, Murcia, 1962. Escritor, guionista y realizador. Ha trabajado como periodista de investigación desde 1985 en prensa, radio y televisión. Ha publicado dos libros sobre la banda terrorista ETA. Colabora con medios de prensa libre y es conferenciante sobre temas diversos.

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos