12.4 C
Murcia
domingo, marzo 3, 2024

Irán: Continúan el acoso y las represalias contra la familia de Mahsa Amini

Jina Mahsa Amini, de veintidós años, fue arrestada y obligada a subir a una camioneta por la llamada “policía moral” de Irán en la capital, Teherán, el 13 de septiembre del año pasado. Las autoridades alegaron que ella no cumplía las estrictas leyes del país sobre el uso obligatorio del velo.

Según los informes, murió el 16 de septiembre tras sufrir un ataque cardíaco. Su familia, sin embargo, negó que tuviera problemas cardíacos y alegó que fue torturada.

No garantizar la justicia

La investigación gubernamental sobre la muerte estuvo “muy por debajo” de los estándares internacionales, incluidos los requisitos de independencia y transparencia, la Misión internacional independiente de investigación sobre Irán dijo en un comunicado de prensa.

“En primer lugar, Jina Mahsa nunca debería haber sido arrestada”, afirmó Sara Hossain, presidenta del Consejo de Derechos Humanos-La misión designada, y agregó que desde entonces, el Gobierno “no ha logrado garantizar la verdad, la justicia y la reparación a su familia, o a las familias de otras víctimas, mujeres, niñas y todos los manifestantes que han sido objeto de violaciones de derechos humanos fundamentales”.

“En cambio, la República Islámica está redoblando la represión y las represalias contra sus ciudadanos y tratando de introducir leyes nuevas y más draconianas que restringen aún más severamente los derechos de las mujeres y las niñas”.

familia intimidada

El panel independiente también informó de que el padre y el tío de Mahsa Amini fueron detenidos hace unos 10 días por las fuerzas de seguridad en su ciudad natal, Saqqez, y que su paradero “sigue siendo desconocido”.

Según informes, su tumba también fue profanada y se impidió a sus familiares guardar luto. El abogado de la familia y los periodistas que cubren su caso también han sido acosados.

Oleada de protestas

La muerte de la señora Amini provocó una ola de protestas en todo el país.

El equipo de investigación también dijo que ahora está investigando acusaciones de que el Estado respondió a las protestas con fuerza innecesaria y desproporcionada, arrestos y detenciones arbitrarias, juicios injustos, ejecuciones extrajudiciales y acoso a familiares de las víctimas.

Estos actos “continúan hasta hoy”, añadió.

Las autoridades están exacerbando las medidas punitivas contra quienes ejercen sus derechos fundamentales, incluida la libertad de religión, la libertad de expresión y la libertad de reunión pacífica, según el panel independiente.

Mayores riesgos para las mujeres.

La Misión de Investigación también dijo que un proyecto de ley, actualmente bajo consideración por el Parlamento –si se aprueba– expondría a mujeres y niñas a mayores riesgos de violencia, acoso y detención arbitraria.

La legislación propone mayores multas y penas de prisión para las mujeres y niñas que infrinjan las disposiciones obligatorias sobre el uso del velo, así como castigos más severos que incluyen prohibiciones de viajar, denegación de educación y atención médica y sanciones contra las empresas.

Llamado a la cooperación

La Misión de Investigación pidió al Gobierno que coopere plenamente con sus investigaciones y garantice que todos los afectados tengan acceso seguro y sin obstáculos para proporcionar pruebas, incluida la remisión de sus casos.

Hasta ahora, el Gobierno no ha respondido a repetidas solicitudes de información, añadió el organismo independiente, señalando que presentará un informe completo sobre sus conclusiones al Consejo de Derechos Humanos durante un diálogo interactivo en su 55º período de sesiones en marzo de 2024.

La misión de investigación de los hechos

La Misión de Investigación recibió el mandato del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de investigar presuntas violaciones de derechos humanos en Irán relacionadas con las protestas que comenzaron allí el 16 de septiembre de 2022, especialmente con respecto a mujeres y niños.

El panel está compuesto por los miembros independientes Sara Hossain de Bangladesh (Presidenta), Shaheen Sardar Ali de Pakistán y Viviana Krsticevic de Argentina.

No son miembros del personal de las Naciones Unidas y sirven de forma independiente.

Publicado originalmente en The European Times

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos