12.4 C
Murcia
domingo, marzo 3, 2024

Del objetivo de paz de la UE a la ciudadanía europea

Desde 1950, Europa ha desarrollado su propia marca de paz. Las comunidades europeas no nacieron como las Naciones Unidas, como una maquinaria de paz completamente formada. En cambio, como había recomendado Robert Schuman, crecieron orgánicamente y sin un plan único, “a través de logros concretos que crean una solidaridad de facto”. Lo que surgió décadas después, en 1992, fue una Unión Europea de estados, que estableció un sistema de convivencia pacífica entre sus estados miembros.

Sin embargo, ¿realmente la UE ha logrado una unión de sus ciudadanos? La Parte 2 del Tratado de Funcionamiento de la UE establece una ciudadanía europea, con pasaportes y derechos cívicos; Sin embargo, la ciudadanía sigue siendo en gran medida una noción administrativa. Según el Eurobarómetro, todavía no ha surgido una “opinión pública europea”, como lo demuestran las amplias diferencias de percepción por país.

Por supuesto, crear una ciudadanía moral de la UE con un sentido de lealtad y pertenencia a una ‘casa común europea’ presenta un formidable conjunto de desafíos. Una tentación sería recurrir al modelo tradicional de Estado-nación, construido sobre un idioma común, una cultura común y la conciencia de un pasado común, a menudo exaltado por una lucha por la independencia contra un imperio extranjero. Esos métodos de construcción nacional se aplicaron a fines del siglo XIX y principios del siglo XX en todos los países, desde Francia, Italia y Alemania hasta Bulgaria y Rumania. Se apoyaron en sistemas educativos centralizados para homogeneizar a la población enseñando un idioma en las escuelas y descartando otros; pedían enseñar una historia nacional que glorificara a los héroes (que a menudo eran comandantes militares).

Se han hecho algunos intentos, aquí y allá, de reinventar una “identidad europea”, como una lucha de resistencia contra los invasores extranjeros, supuestamente musulmanes enemigos del cristianismo. Tal identidad sería artificial y controvertida en el bloque de la UE, que es una entidad supranacional con 24 idiomas oficiales. Esto no se debe solo a que la existencia histórica de tal línea de fractura sea muy dudosa. Su responsabilidad principal es que introduciría una definición normativa de ciudadanía europea basada en la afiliación o tradición religiosa. Tomar ese camino estaría claramente en contradicción con los valores de diversidad y no discriminación de la UE y violaría la Carta de los Derechos Fundamentales. También crearía un problema de política exterior en la vecindad de la UE: fomentaría la hostilidad ideológica contra Turquía y los países vecinos del norte de África y Oriente Medio, lo que sería incompatible con la búsqueda de la paz.

De hecho, la estructura legal y administrativa de la UE tiene como objetivo evitar que se repitan los males de la Segunda Guerra Mundial, que fueron, en palabras de Winston Churchill: “espantosas disputas nacionalistas (…) que hemos visto (…) arruinar la paz y estropear las perspectivas de toda la humanidad.”

Además, introducir una identidad europea chocaría con el lema del bloque Unidos en la diversidad. Ese término ‘identidad’, tomado literalmente, implicaría que todos los europeos deberían tener características culturales o étnicas comunes que los diferencien de todas las demás personas de la Tierra y los defina frente al resto del mundo. En ese caso, ¿qué idioma, normas culturales y rasgos físicos deberían seleccionarse como esencialmente «europeos»? Hacer cumplir tales estándares podría convertirse en un acto arbitrario que olería a ‘imperialismo de Bruselas’ ya que violaría las identidades nacionales de los estados miembros. En efecto, Robert Schuman afirmaba en 1949: “Pero Europa no puede esperar a la definición, al final de esa controversia; ella, de hecho, define sus límites por la voluntad de sus pueblos”.

En ocasiones, esto ha llevado a creer que la UE sufre un déficit de identidad. El problema podría ser, sin embargo, con el concepto mismo de identidad. ¿Podría haber una mejor manera de crear un sentido de pertenencia compartida que no dependa de una «identidad» común preexistente?

Yo creo que sí, eso debería ser posible. La alternativa sería forjar una conciencia europea como movimiento de base, que se basaría en el objetivo de paz de la UE y su conjunto de valores comunes, que no están en el pasado sino en el presente y el futuro. Una definición comúnmente aceptada de conciencia europea es “la conciencia de la necesidad de hacer Europa (en un sentido político)”, y por lo tanto de evitar futuras guerras en el continente. Esto es algo que podría requerir extender el manto de Pax Europeana más al este, a países como Ucrania y la República de Moldavia.

Huelga decir que el verdadero desafío sería hacer accesible esa conciencia europea a todos los ciudadanos europeos de todos los países y grupos sociales. Eso requeriría un esfuerzo concertado de divulgación pública, así como la educación de las nuevas generaciones sobre el objetivo de la paz.

El objetivo de paz de la UE es tan poderoso que parece paradójico que se haya descuidado durante tanto tiempo en la comunicación de la UE a sus ciudadanos. La experiencia demuestra que una lección de historia con imágenes de las ruinas de Varsovia o Berlín en mayo de 1945 podría ser suficiente para convencer a un público joven de por qué el proceso de construcción europeo tuvo que iniciarse en 1950. Del mismo modo, los bombardeos de Mariupol o Karkhiv en 2022 son la mejor prueba de por qué la existencia continuada de una Unión Europea sigue siendo la mejor garantía de paz para 500 millones de personas en este planeta.

Publicado originalmente en The European Times

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos