24.8 C
Murcia
jueves, febrero 22, 2024

Arqueólogo afirma haber descubierto la Sodoma bíblica

Los investigadores están seguros de que Tell el-Hamam en Jordania, donde los signos de calor extremo y una capa de destrucción son consistentes con la historia bíblica de la destrucción de Sodoma, es el sitio de esta antigua ciudad. En una entrevista reciente publicada a fines de junio, un arqueólogo presenta un caso convincente con respecto a la identificación del antiguo sitio bíblico de Sodoma. Stephen Collins, decano del departamento de arqueología de la Universidad Trinity Southwest, dice que él y su equipo tienen motivos para creer que Tell el-Hammam en Jordania tiene múltiples características que apuntan a Sodoma, informa The Daily Caller. En particular, el sitio cuenta con artefactos dispersos de la Edad del Bronce que muestran signos de calentamiento intenso. Esto coincide con la descripción en las historias bíblicas de la destrucción por fuego de la ciudad.

Collins profundiza en los hallazgos intrigantes y afirma: «Después de que nos adentramos unos centímetros en la capa de la Edad del Bronce, nos encontramos con una pieza de cerámica, parte de un frasco de almacenamiento que parece estar vidriado». Uno de los colegas de Collins establece un paralelo, comparando las cicatrices visibles con las del sitio de prueba nuclear Trinity en Nuevo México, donde se detonó la primera bomba atómica del mundo. Informes anteriores del sitio sugieren que sufrió una destrucción catastrófica hace unos 4.000 años, posiblemente como resultado del impacto de un meteorito. Aunque aún no se ha establecido la veracidad de este evento, se han encontrado evidencias, según se detalla en el estudio. El investigador notó la presencia de una capa rica en carbón, indicativa de una quema intensa, así como una colección de artefactos derretidos. Con base en estos hallazgos, se supone que el sitio fue objeto de una destrucción rápida y devastadora.

Además de esto, Collins afirma que hay al menos 25 referencias geográficas en las Escrituras que pueden vincularse para llevar a la ubicación de Sodoma. Como ejemplo, señala Génesis 13:11, que habla de Lot dirigiéndose hacia el este. Cabe señalar que Tell el-Hamam está ubicado al este de Bethel y Hai, lo cual es consistente con este relato bíblico.

La sugerencia hecha por Collins y su equipo ofrece la atractiva posibilidad de que Tell el-Hammam fuera de hecho el sitio de la antigua ciudad de Sodoma. Dado que los restos de la Edad del Bronce muestran signos de calor intenso que recuerdan el destino ardiente de Sodoma, y ​​las correlaciones geográficas consistentes con las descripciones bíblicas, la investigación y el análisis científico adicionales sin duda arrojarán más luz sobre esta notable hipótesis.

Científicos de la Universidad de California (Santa Bárbara) dijeron que lograron resolver uno de los misterios más antiguos de la historia humana: el secreto de la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra, mencionado en la Biblia, escribió Express.co.uk en marzo del año pasado.

Las escrituras dicen que fueron borrados de la faz de la tierra por la ira de Dios, porque sus habitantes se habían hundido en una depravación sin precedentes y habían perdido todo temor. Pero la realidad fue mucho más prosaica, dice el autor principal del estudio, el profesor James Kennett. Según él, Sodoma y Gomorra fueron destruidas por una lluvia de meteoritos, que quemó todos los edificios y causó la muerte de los 8.000 habitantes. Quizás el mismo evento causó la caída de los muros de Jericó. Esta hipótesis parece muy plausible, teniendo en cuenta que Jericó se encontraba a unos 25 kilómetros del epicentro del “elemento fuego”. Los eruditos explican que, visualmente, lo que sucedió en Sodoma y Gomorra puede haberse parecido a la ira de Dios, ya que una bola gigante de fuego probablemente cayó del cielo sobre las ciudades. Siguió una explosión, que devastó la parte norte del Valle del Jordán y arrasó edificios en un área de aproximadamente 100 acres. El palacio descrito en fuentes antiguas también fue destruido, las casas de la ciudad y decenas de pequeños pueblos quedaron reducidos a cenizas.

Investigadores californianos están convencidos de que no hubo sobrevivientes de este desastre. La poderosa explosión se produjo a unos 2,5 km del suelo y creó una onda de choque que se propagó a una velocidad de unos 800 km/h. Los restos humanos descubiertos por los arqueólogos en el lugar del accidente sugieren que fueron volados o quemados. Muchos huesos están cubiertos de grietas, algunos están partidos. “Vimos evidencia de temperaturas superiores a los 2000 grados centígrados”, dice el profesor Kennett. Un equipo internacional de expertos que estudió fragmentos de cerámica y materiales de construcción llegó a conclusiones similares. “Todo se ha derretido y convertido en vidrio”, resume Kenneth.

La tecnología hecha por el hombre que podría causar tal daño ciertamente no existía en esos días. El profesor Kennett comparó este extraordinario evento con la caída del meteorito de Tunguska en 1908, cuando un “proyectil espacial” de 12 megatones destruyó 80 millones de árboles en un área de unos 900 kilómetros cuadrados en el este de Siberia. También puede haber sido el impacto lo que acabó con los dinosaurios, pero en menor escala. Se han encontrado metales fundidos, incluidos hierro y sílice, en el área donde se cree que se ubicaron Sodoma y Gomorra, en muestras de suelo y depósitos de piedra caliza. Esto también debe considerarse como evidencia de que algo extraordinario sucedió allí: un impacto instantáneo de temperaturas extremadamente altas.

Sodoma y Gomorra juntas ocuparon un área 10 y 5 veces más grande que Jerusalén y Jericó respectivamente. A lo largo de esta área, los investigadores están encontrando muestras de cuarzo agrietado, según el profesor Kennett. “Creo que uno de los principales descubrimientos es el cuarzo agrietado. Estos son granos de arena que contienen grietas que se forman solo bajo una presión muy alta – explica el científico. – El cuarzo es uno de los minerales más duros. Es muy difícil de descifrar”, explica el científico.

Ahora, investigadores de todo el mundo están excavando la antigua ciudad de Tal el-Haman. Muchos de ellos discuten si este asentamiento es exactamente el lugar que la Biblia llama Sodoma. Los investigadores creen que la gran catástrofe que ocurrió en esta zona dio lugar a tradiciones orales que inspiraron el relato escrito en el libro del Génesis. Quizás el mismo cataclismo dio origen a la leyenda bíblica de la caída de los muros de Jericó.

Ilustración: Icono ortodoxo San David y Salomón – Monasterio de Vatoped, Monte Athos.


Publicado originalmente en The European Times

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos