22.1 C
Murcia
jueves, febrero 22, 2024

Un manuscrito único de Ptolomeo ha sido descubierto en un palimpsesto medieval

En un pergamino en el que se escribió el trabajo de un autor medieval temprano, los científicos encontraron una descripción de un meteoroscopio, un instrumento único de un antiguo astrónomo, que hasta ahora solo se conocía de fuentes indirectas.

Se ha publicado un artículo en la revista Archive of History of Exact Sciences, cuyos autores examinan un manuscrito del siglo VIII descubierto en la Abadía de Bobbio en el norte de Italia. Este manuscrito contiene el texto en latín de las “Etimologías” del erudito medieval temprano y uno de los Padres de la Iglesia: Isidoro de Sevilla.

El manuscrito fue descubierto ya en el siglo XIX, cuando se investigaba en el scriptorium de la abadía. Allí se han encontrado varios cientos de manuscritos que datan de la Alta Edad Media. Se cree que este scriptorium se describe en la novela El nombre de la rosa de Umberto Eco. La colección se encuentra ahora en la Biblioteca Ambrosiana de Milán. El manuscrito del siglo VIII es, por supuesto, un monumento histórico extremadamente valioso. Pero los autores del nuevo trabajo afirman que el libro es aún más antiguo y valioso. El examen de las páginas ha demostrado que al menos algunas de ellas son palimpsestos. Así llaman a los manuscritos escritos en pergamino que ya ha sido usado. Durante la Edad Media, el pergamino era muy caro y los monjes que trabajaban en el scriptorium inventaron varios métodos para permitir su reutilización.

Se encontraron quince palimpsestos bajo el texto de Isidoro de Sevilla, que anteriormente se había utilizado para tres textos científicos griegos: un texto de autor desconocido sobre mecánica matemática y un catoptric (una sección sobre óptica) conocido como Fragmentum Mathematicum Bobiense (tres hojas), el tratado de Ptolomeo “Analema” (seis hojas) y un texto astronómico hasta ahora no identificado y casi sin leer (seis hojas). Usando métodos de imágenes multiespectrales, los científicos pudieron revelar la tinta oculta y examinar el texto, acompañado de una serie de ilustraciones. Afirman que este manuscrito pertenece al antiguo astrónomo romano Claudio Ptolomeo. Además, el manuscrito es único, no existen otras copias.

Ptolomeo, que vivió en el siglo II en el Egipto romano (principalmente en Alejandría), fue uno de los estudiosos más importantes del helenismo y Roma. Como astrónomo, no tuvo igual ni en vida ni durante muchos siglos después. Su monografía Almagesto (originalmente titulada Syntaxis Mathematica) es una colección casi completa de conocimiento astronómico sobre Grecia y el Cercano Oriente.

Otro erudito romano, el Papa de Alejandría (se desconocen los años de su vida, presumiblemente del siglo III-IV), escribió comentarios bastante detallados sobre el Almagesto, de los que se desprende que la obra de Ptolomeo no ha llegado hasta nosotros en su totalidad. Por ejemplo, Papp menciona el meteoroscopio, un antiguo instrumento diseñado para determinar la distancia a los cuerpos celestes, una variante de la esfera armilar. Los autores del nuevo estudio afirman haber encontrado en el palimpsesto exactamente esa parte del manuscrito de Ptolomeo en la que describe el dispositivo del meteoroscopio. Este dispositivo era un conjunto complejo de nueve anillos de metal conectados de una manera especial.

Según los científicos, puede usarse para resolver una variedad de problemas, como determinar la latitud en grados desde el ecuador, la fecha exacta del solsticio o equinoccio, o la posición aparente del planeta en el cielo. Su diámetro era de aproximadamente medio metro. El dispositivo del meteoroscopio, dice la investigación, se describe con tanto detalle que puedes ir con este texto a un buen metalúrgico y él ensamblará el instrumento. Al mismo tiempo, prácticamente no hay recomendaciones sobre cómo realizar observaciones astronómicas. Esto último es muy extraño para Ptolomeo: el resto de sus obras demuestran la pedantería del antiguo científico.

Pero los investigadores no tienen dudas sobre la autoría: Ptolomeo tenía un estilo y un vocabulario muy característicos. Los autores del trabajo esperan encontrar una continuación del manuscrito en posibles palimpsestos en otros manuscritos de la colección del scriptorium de la Abadía de Bobbio. El pergamino antiguo puede haber sido dividido en páginas y utilizado por varios escribas que trabajaban en diferentes manuscritos.

Foto: Un texto mucho más antiguo Alexander Jones et al se oculta bajo una copia de una obra de Isidoro de Sevilla.

Publicado originalmente en The European Times

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos