16.5 C
Murcia
lunes, marzo 4, 2024

La silla eléctrica, la terapia electroconvulsiva (TEC) psiquiátrica y la pena de muerte


El 6 de agosto de 1890 se utilizó por primera vez en Estados Unidos una forma de ejecución llamada silla eléctrica. La primera persona ejecutada fue William Kemmler. Nueve años después, en 1899, la primera mujer, Martha M. Place, fue ejecutada en la prisión de Sing Sing.

Pero no fue hasta 45 años después, en 1944, que un niño de 14 años llamado George Stinney fue ejecutado. Este joven negro fue declarado culpable de asesinar a dos niñas e inmediatamente fue condenado por un tribunal de blancos a morir brutalmente en la silla eléctrica. Lo más curioso es que este brutal ataque a los derechos humanos tuvo su epílogo en 2014 cuando un tribunal de apelación, gracias a una organización de derechos negros, que tenía revisadas las pruebas de ese caso, lo declaró inocente, no no no culpable, sino inocente.

A fines de la década de 1980, trabajando como documentalista, tuve la oportunidad de participar en un documental sobre las formas de la muerte y entre ellas, una de las más impactantes sin duda fue ver el proceso por el cual una persona se sentaba en una silla y su las extremidades estaban atadas a la silla con correas. Luego se le colocaba una férula en la boca para que no se tragara la lengua y se atragantara durante las convulsiones, se le cerraban los ojos, se le colocaba una gasa o algodón encima y luego se le aplicaba la cinta adhesiva para que permanecieran cerrados.

Encima de su cabeza, se le colocó un casco conectado con cables a una red eléctrica y finalmente se le puso en práctica la terrible tortura de freírlo. Su temperatura corporal superaba los 60 grados y, tras sufrir terribles convulsiones, tener que hacer sus necesidades y experimentar una serie de vómitos que, debido a la férula y a una especie de correa adherida a su barbilla, dejaban asomando sólo una espuma blanca. las comisuras de la boca, moriría. Esta fue considerada una muerte humana, ya que a fines del siglo XIX reemplazó al ahorcamiento, aparentemente atroz.

Hoy en día la práctica ya no se utiliza, aunque algunos estados estadounidenses, entre ellos Carolina del Sur, suelen darla como opción a los presos. No hay evidencia de su uso en la actualidad, aunque se utilizan métodos similares en algunas de las torturas documentadas llevadas a cabo por la inteligencia central o movimientos terroristas en todo el mundo. La tortura con corriente alterna o continua sigue estando entre los diez métodos más utilizados.

En otras palabras, el uso de la electricidad como forma de muerte o tortura para obtener información básicamente ya está tipificado como una ofensa a los derechos humanos en todo el mundo, incluidos los países más radicales del planeta, que a menudo firman las diversas cartas de las Naciones Unidas condenando tal practicas

¿Por qué, entonces, un ejército de psiquiatras en todo el mundo persiste en continuar una práctica que ha sido condenada por muchos de sus colegas, en contravención de las pautas y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, las Naciones Unidas e incluso las diversas organizaciones vinculadas a la Unión Europea en este campo? ¿Qué están tratando de probar?

En 1975, en el Hospital Estatal de Oregón en Salem, un hospital psiquiátrico que aún hoy existe, se rodaron los interiores de una de las películas más icónicas de la historia: Alguien voló sobre el nido del cuco. Película de culto, ocupa el puesto 33 de las 100 mejores películas del siglo XX. No es este el lugar para desarrollar la trama, pero nos adentra en la vida de un hospital psiquiátrico donde se realizan terapias electroconvulsivas en los años 60.

La trama está ambientada en 1965 y muestra el tratamiento de los pacientes en el centro. Enfermeras violentas, obsesionadas con controlar a los pacientes. Médicos que los utilizan para experimentos y sobre todo para reprimir lo que consideran su agresividad. La electroconvulsión y especialmente su prima hermana la lobotomía forman parte, en esta película, de lo que hacía la clase psiquiátrica de aquella época, e incluso muchos años después.

Al final, la escena, que todavía hoy se repite en muchas partes del mundo, es siempre la misma. El paciente es tratado como un prisionero, se le priva de toda posibilidad de opinar sobre lo que le va a pasar, y es un juez, haciendo de Pilatos, quien se lava las manos ante una simple hoja de papel afirmando que este sujeto , esta persona, es un enfermo mental y que necesita esta terapia, según el psiquiatra de turno.

Se les sienta en una silla, o se les acuesta en una camilla, sin prestarles atención, si están relativamente conscientes y no están atestados de antidepresivos y tranquilizantes, y se les colocan electrodos en la piel de la cabeza, a través de los cuales se les suministra corriente, sin saber cuál es la terapia. Producirá. Incluso se les coloca un trozo en la boca para evitar que se traguen la lengua y poder aplicarles la corriente sin remordimientos.

Sí, hay estudios que hablan de cierta mejoría entre los pacientes con depresión clínica severa, incluso en algunos casos las cifras llegan al 64%. Asimismo, en estados de esquizofrenia violenta, parece que la personalidad de estos pacientes mejora y no son tan agresivos. Y así es posible vivir con ellos. Son pacientes condenados de por vida a una terapia electroconvulsiva agresiva, la mayoría sin poder opinar sobre la idoneidad de su tratamiento. Siempre son otros los que deciden, pero ¿qué quiere el paciente?

Ante estos escasos estudios, en su mayoría realizados en ambientes psiquiátricos, pagados por industrias farmacéuticas ávidas de vender psicofármacos, se ignoran los fracasos, cientos de miles de personas con las que se ha utilizado esta terapia en los últimos años, sin cualquier resultado. Tales cifras nunca se publican. ¿Por qué?

Las lagunas mentales, la pérdida de la memoria, la pérdida del habla, los problemas motores en algunos casos y sobre todo la esclavitud a los medicamentos antipsicóticos son realmente un flagelo que, a pesar de los esfuerzos de las organizaciones que denuncian tales prácticas, no sirven de nada.

En Estados Unidos, o en la Unión Europea, cuando se aplican este tipo de terapias agresivas y denunciables, las torturas médicas, en definitiva, se suele aplicar anestesia al paciente. Se llama terapia con modificaciones. Sin embargo, en otros países, por ejemplo en Rusia, solo el 20% de los pacientes se someten a esta práctica con un tratamiento relajante. Y luego en países como Japón, China, India, Tailandia, Turquía y otros países donde, aunque se usa, no hay datos estadísticos sobre el tema, todavía se practica a la antigua.

La electroconvulsión es, ante todo, una técnica que vulnera los derechos humanos de las personas, incluidas aquellas que en un momento dado parezcan necesitarla. Además, sin que haya un estudio general, que sería muy interesante, creo que cada vez se está utilizando más esta técnica en hospitales psiquiátricos de todo el mundo para la anulación de personas, para realizar estudios en pacientes que están una molestia. Personas que apenas significan nada para la sociedad y de las que se puede hacer prescindible.

¿Todas las prácticas psiquiátricas han sido siempre utilizadas en beneficio de la sociedad, o más bien en beneficio de unas pocas grandes empresas?

Las preguntas siguen y siguen y, en general, los psiquiatras no tienen respuestas. Incluso cuando, tras el ensayo de éxito-error, realizan sus terapias electroconvulsivas, y esto les proporciona algo así como una respuesta interesante, consiguen obtener una magra mejoría en el paciente, nada definitiva; no saben cómo explicar el por qué de esta mejora. No hay respuestas, se desconoce el bien o el mal que puede producir. Y todo lo que se puede decir es que los pacientes son utilizados como conejillos de indias. Ningún psiquiatra en el mundo va a garantizar que tal práctica pueda revertir cualquiera de los supuestos trastornos para los que se utiliza. Ningún psiquiatra en el mundo. Y si no, les animo a que pregunten por escrito los beneficios reales de tomar pastillas o aplicar algún tipo de terapia agresiva que les puedan recomendar.

Por otro lado, y para concluir, muchas de las personas que llegan a ser diagnosticadas como pacientes de interés para recibir descargas eléctricas en el cerebro han sido tratadas con fármacos antipsicóticos o antidepresivos, incluso atiborrados de ansiolíticos. En resumen, sus cerebros han sido bombardeados con medicamentos, cuyas contraindicaciones suelen ser más graves que el pequeño problema que intentan resolver.

Es claro que las sociedades que constantemente fabrican enfermedades también necesitan generar medicamentos para ellas. Es el círculo perfecto, convertir a la sociedad, a las personas que la componen, en enfermos mentales, en general, haciéndonos enfermos crónicos para que lleven la pastilla que nos salvará la mente a nuestra farmacia más cercana.
Quizá, llegados a este punto, me gustaría hacer la pregunta que muchos expertos médicos, algunos de ellos psiquiatras honestos, se están haciendo: ¿Somos todos enfermos mentales? ¿Estamos creando enfermedades mentales ficticias?

La respuesta a la primera pregunta es NO; a la segunda pregunta, es Sí.

Fuente:
Electroshock: ¿tratamiento necesario o abuso psiquiátrico? – BBC Mundo Noticias
Y otros.



Europa Hoy Noticias

Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión López: Jumilla, Murcia, 1962. Escritor, guionista y realizador. Ha trabajado como periodista de investigación desde 1985 en prensa, radio y televisión. Ha publicado dos libros sobre la banda terrorista ETA. Colabora con medios de prensa libre y es conferenciante sobre temas diversos.

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos