13.1 C
Murcia
lunes, marzo 4, 2024

La tomografía de una momia del antiguo Egipto revela signos de una enfermedad mortal

Los científicos han realizado una tomografía computarizada de la momia de Jed-Hor de Heidelberg, Alemania, que representa a un anciano que vivió en Egipto, aparentemente entre los siglos IV y I a.C. El examen de su cráneo mostró que había sufrido una mastoiditis aguda, que probablemente causó complicaciones fatales como meningitis o absceso cerebral. Parece que se aplicó algún tipo de compresa terapéutica en el hueso de la sien del hombre, que no se retiró durante la momificación. Esto se informa en un artículo publicado en European Annals of Otorhinolaryngology, Head and Neck Diseases. Las excavaciones a gran escala en Egipto continuaron durante más de un siglo. Durante este tiempo, miles de cuerpos antiguos bien conservados han llegado a disposición de los investigadores, muchos de los cuales aún están poco estudiados. En los últimos años, los métodos modernos de paleorradiología han acudido en ayuda de los científicos, lo que ha permitido lograr un progreso significativo en el estudio de materiales bioarqueológicos.

A diferencia de los exámenes patológicos tradicionales, las técnicas de imagen modernas (como la tomografía computarizada y la reconstrucción 3D) permiten examinar los cuerpos momificados con la mayor moderación posible. Por ejemplo, se pueden detectar rastros de envenenamiento por metales pesados, se pueden determinar las causas de la muerte de ciertas personas y se puede verificar la autenticidad de las exhibiciones del museo. Roman Sokiranski de la Universidad Médica de Varna, junto con sus colegas de Alemania y EE. UU., realizaron una investigación sobre la momia de Jed-Hor, que se encuentra en la ciudad alemana de Heidelberg. Se cree que se originó en la ciudad egipcia de Ahmim y se remonta a la dinastía ptolemaica (siglos IV-I a. C.): los científicos planean establecer una edad más precisa mediante el análisis de radiocarbono. Los investigadores han determinado que la momia pertenecía a un anciano que vivió alrededor de 50 años. Después de la muerte, cuyas causas aún no están claras para los investigadores, se extirparon sus órganos internos y el cerebro, se embalsamó el cuerpo, luego se envolvió en vendas de lino empapadas en resina y se cubrió con una fina capa de betún natural.

Con la ayuda de la tomografía computarizada, los investigadores decidieron averiguar qué problemas de salud tenía este hombre. Los científicos encontraron que la cavidad timpánica, el canal auditivo externo y algunos otros lugares estaban llenos de una sustancia gris que parecía pus seco. Además, en el exterior del hueso temporal derecho de este hombre se encuentra una compresa que mide aproximadamente 7 × 10 × 0,7 centímetros, que es significativamente diferente en densidad de las vendas de lino que rodean la momia. Según los investigadores, el Jed-Hor momificado aparentemente sufría de mastoiditis aguda. Los científicos sugieren que esta enfermedad inflamatoria condujo al desarrollo de complicaciones intracraneales graves (por ejemplo, meningitis o absceso cerebral), por lo que el hombre finalmente murió. Al mismo tiempo, la compresa descubierta, según los autores del trabajo, pudo haber sido un medio de tratamiento, tal vez estaba empapada en algún tipo de agente curativo (desde aceite o miel hasta excremento de gato o cocodrilo). En este caso, sin embargo, no está claro por qué no se quitó esta compresa durante la momificación.

Foto ilustrativa de Shvets Anna:

Publicado originalmente en The European Times

Artículos relacionados

SÍGUENOS!

6SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad - spot_img

Últimos artículos